24 ene. 2010


¡POR DIOS! ¡QUÉ CARA ES LA NUEVA GRAMÁTICA! ME COSTARÁ CASI UN SALARIO MÍNIMO SALVADOREÑO. ¡QUÉ DESCARO! SUFRO.