14 oct. 2008

Los culpables

A continuación, los datos de la última encuesta de Huele a Error.

¿Cuál es la razón por la cual los periodistas utilizan mal su principal herramienta, el idioma?

45.5% culpa a educación universitaria por tantos errores

42% culpa a la desidia de los comunicadores en cuanto al uso del lenguaje

12.5% culpa a los medios de comunicación por no importarles el correcto uso del idioma

¿Interesante, no?

2 comentarios:

Fernando Romero dijo...

Que la falta de educación sea la causa y la consecuencia de la pobreza y otros males en cualquier sociedad no la considero una conclusión, como se dice, interesante. Ya no lo es. Esa hoy es, más bien, a mi parecer, una enunciación muy cargada de sentido común.

Quisiera, Erick, si me lo permitís, afinar más el planteamiento de "los culpables". A ver...

45.5% culpa a la eduación universitaria por el fango de errores ortográficos, gramaticales y aun semánticos en la redacción de noticias y demás géneros periodísticos. No estoy de acuerdo. A mi criterio, en todo caso es la (me permito las mayúsculas) FALTA de educación universitaria la culpable.

Hace casi 10 años, en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas UCA fui instructor durante tres períodos de la materia Gramática Superior, dentro de la carrera de Comunicación y Periodismo. La catedrática, la licenciada Ana María Nafría, tenía más de una década de impartir esta asignatura. Ahora, la tan temida Gramática Superior (para todos los que cursamos esa materia) es nada más una leyenda, desde el año 2001.

La Gramática Superior pasó a ser parte de un nuevo grupo de materias "optativas" dentro de la carrera, que por cierto tampoco es la misma (la actual tiene el nombre de Comunicación Social).

Así está la situación. Una de las universidades más prestigiosas de El Salvador, incluso de Centroamérica, apartó de su programa esta herramienta esencial para la carrera de donde emergen las nuevas generaciones de periodistas.

De ahí que con todo respeto corrijo: No es la educación universitaria (si tan solo existieran las materias necesarias para entablar críticas sobre ellas), sino la falta de educación universitaria.

Una profesora de esta universidad, cuyo nombre me reservo, cuando le pregunté hace años el porqué de la decisión de quitarles el martillo a los nuevos carpinteros, me respondió, como si el lenguaje fuera poca cosa, que "en el camino" se puede aprender la ortografía y la gramática...

No sé cómo estarán las demás universidades al respecto. Habría que censar las carreras de comunicaciones en las que se incluyen estas herramientas básicas.

42% culpa a la desidia de los periodistas. Con los párrafos anteriores creo que queda aclarado este punto. No es desidia, negligencia, descuido. Simplemente es que no se les han dado esas herramientas a las nuevas generaciones. Pero, cuidado, en ningún momento eximo al periodista de ser responsable de su propia formación dentro de sus labores cotidianas. Nunca es tarde para tomar un curso de ortografía, de gramática, de semántica. Lo que enseña la universidad no es palabra de Dios. Mucho menos allí, entre esas cuarentaipico de materias, está todo lo que hay que saber sobre el periodismo. Por eso reafirmo mi opinión de que no es desidia, es en todo caso un completo conformismo del periodista. Y eso es igual o más grave que el descuido.

12.5% culpa a los medios de comunicación. Pues... no quiero valorar si es mucho o poco, pero quienes votaron por estos "culpables" tienen mucha razón. Debe haber un departamento en cada medio que sea el rector del buen uso del lenguaje. Y tienen que integrarlo personas comprometidas con la causa del buen trato al idioma, más allá de sus currículos, que (obviedad) deben ser aceptables.

Gracias, Erick, por permitirme escribir en tu blog. Es mi primera vez aquí, y espero que no sea la última. Buena suerte con el proyecto y hasta luego.

Fernando Romero

Erick dijo...

Muchísimas gracias, Fernando, por tan largo comentario.

Es un honor para mí que personas como vos lean mi blog y den su opinión.