14 oct. 2008

Los niños se pusieron de acuerdo

Y yo que creía que estos errores ya casi no se veían...

La Prensa Gráfica, en su tema del día, Distribuidoras anuncian alza en tarifas eléctricas, publica hoy:

Ayala Grimaldi dijo que la Superintendencia de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del río Lempa (CEL) y el Ministerio de Economía, aún buscan cómo cubrir el costo del subsidio para el semestre siguiente.

Más allá de no poner el nombre completo y correcto de SIGET, entiéndase, señores, por Dios, que el sujeto y el verbo principal de la oración no pueden estar separados por coma a menos que haya un elemento explicativo (o similares) que obligue a ello. En el ejemplo, he hecho notar con un tamaño diferente la coma que incurre en ese error.

Para ponerlo más claro: el sujeto de esa oración es la Superintendencia de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del río Lempa (CEL) y el Ministerio de Economía. Sí, ¡los tres nombres!, y el verbo principal es buscan. Entonces, ¿QUÉ DIABLOS HACE ESA COMA AHÍ?

Este error equivale a escribir: Juan, comió mucho. ¿PARA QUÉ ESA COMA? !¿PARA QUÉ?!

***
Y...

¡Ay, ay, ay! Como si de acuerdo se hubieran puesto, el periódico El Faro publica, también en su tema principal, un error similar.

En la entrevista a Arturo Zablah, ahora candidato a la vicepresidencia, se lee ¡en el sumario!:

Zablah dice tener una garantía de que la Arena a la que repudiaba hace un año, quedó atrás

¿Para qué, oh, Señor, le ponen coma a eso? Para qué, para qué...

Definitivamente, yo pensaba que estos temitas de no separar el sujeto del verbo principal con una coma, sin razón gramatical sustentable, eran temas superados en las redacciones de los medios. Pero me equivoqué.

No hay comentarios: